martes, 6 de abril de 2010

JOSUE,UN JOVEN VALIENTE Y FIRME.




La historia, la vida de muchos personajes bíblicos son hermosas y apasionantes, muchos de ellos recibieron títulos incluso por parte del mismo Dios, lo que da entender la grandeza de sus vidas. Por ejemplo:
Abraham: padre de la fe, (Romanos 4, 18)
Moisés: amigo de Dios (Éxodo 33,11)
Gedeón: valiente guerrero (Jueces 6,12)
Daniel: el muy amado (Daniel 9,23)
David: hombre según el corazón de Dios (1 Samuel 13,14)
Juan Bautista: hombre más grande nacido de mujer (San Mateo 11,11)
Juan: Discípulo amado (San Juan 19,26)
Uno de esos personajes fascinantes del antiguo testamento es Josué, quien sería un joven esforzado y valiente, cuyo nombre significa al igual que el de Jesús: “Yahve salva”. El libro del Éxodo 33,11 lo presenta como el ayudante, colaborador de Moisés, Josué seria discípulo de uno de los personajes más apasionantes de la historia de la salvación, tendría este privilegio de ser discípulo de aquel cuyo rostro fue iluminado por la gloria de Dios en el monte Ho red, tendría el honor de ser discípulo de este gran hombre del que dice Hebreos 11,27 “camino como viendo al invisible”
Moisés fue quien le llamaría Josué pues antes se llamaba Ósea (Números 13,16). En fin Josué es presentado en el Éxodo como el colaborador íntimo de Moisés, incluso según Éxodo 24,13, en el monte Sinaí fue el único que acompaño a Moisés cuando el Señor le entrego las tablas de la ley. Al lado de Moisés se había enriquecido con múltiples experiencias espirituales, todo eso sería una preparación para la misión que el Señor le tenía encomendada, misión que llegaría con la muerte de Moisés pues Dios le llamaría como su sucesor… Josué 1,2-5.
Dios le promete en el versículo 5, “Note dejare, ni te abandonare, algo de lo cual no dudaba, Josué había nacido durante la esclavitud de Egipto, tuvo la experiencia de pasar de la esclavitud a la libertad, contemplar los prodigios por Dios en el trayecto por el desierto hacia la tierra prometida, era un hombre que no dudaba de la presencia nunca ausente de Dios.
Era algo que también había demostrado anteriormente, el libro de Números 13 ss. narra un episodio muy determinante, Moisés envió 12 espías , uno por cada tribu a explorar la tierra de Canaán y traer un informe y cuando regresaron 10 de ellos dieron una respuesta no muy positiva a Moisés : Números 13, 30-33 : No podemos ! la duda , el temor , oscureció sus mentes y corazones , perdieron la confianza en el Dios de los imposibles…
Pero de los 12 Josué y su amigo Calep, según Números 14, 7-9, dijeron a todos: ¡No tengan miedo, Dios está con nosotros!
Josué era un hombre con certeza plena en la compañía y presencia de Dios, siguiendo con el pasaje Josué 1, 6-9.
Dios le da unas instrucciones a seguir, y hay un detalle en estos versículos en él quisiera reflexionar. En tres ocasiones Dios le dice a Josué:
“Se valiente y firme” y Josué se lo tomo en serio. En la vida del joven Josué brilla un record de valentía y firmeza maravilloso, estas son las dos características y enseñanzas de la vida de Josué: su valentía y firmeza, por eso sería un conquistador.
Si Josué nos diera un consejo hoy, nos diría aquellas palabras que Dios le dirigió, nos diría lo que recibió: “se valiente y firme”
Dos palabras íntimamente relacionadas, dos aspectos fundamentales y muy actuales para el joven católico de hoy: VALENTIA Y FIRMEZA.
VALENTIA.
La palabra valentía, tiene que ver con la palabra voluntad, de tal manera que valiente es el de voluntad fuerte, el de fortaleza de ánimo, la persona esforzada y con espíritu de lucha. Josué aprendió bien esta pedagogía de Dios, Dios es un Dios que exige esfuerzo, que no te sirve las cosas en bandejas de plata. Algo que aprendería muy bien de su maestro Moisés, a quien Dios le enseñaría este principio , hay un episodio curioso en el que parece que Dios le quiso enseñar esto a su gran amigo, se narra en el Éxodo 14,13, Israel había emprendido la salida de Egipto , y al llegar a la orilla del mar , se encuentran en una situación complicada , como decimos entre la espada y la pared, detrás de ellos al ejercito del faraón y delante el mar rojo, Moisés en su angustia ora y clama a Dios con insistencia , hasta que Dios le responde y es aquí donde le da esta gran enseñanza que luego la transmitiría a su joven discípulo, Dios le dice “ Porque sigues clamando, ponte en marcha “, y cuando Moisés pondría el primer pie sobre el agua , es cuando el mar quizás empezó a abrirse… oro y actuó, NO,LE DIGAS ADIOS QUE GUIE TUS PASOS SI NO ESTAS DISPUESTO A MOVER TUS PIES, no se puede poseer aquello por lo cual no se está dispuesto a luchar , este caminar implica valentía , lucha, fortaleza de ánimo.
(San Mateo 11,12- San Lucas13, 23-24- 1 Timoteo 6,12)
No hay tierra prometida sin desierto, no hay gloria sin cruz, Satanás tienta a lo fácil (San Mateo 16,23).
Valentía implica optimismo, positivismo, para el valiente la palabra imposible no está en su vocabulario, las grandes almas no son las que nunca caen sino las que jamás se desaniman. (Gálatas 6,9) El espíritu de Dios infunde valentía (2 Timoteo1, 7). Valentía también tiene que ver con actitud, ya lo dirá un pensamiento: Tu actitud determinara la altitud a la que quieras llegar en la vida”


FIRMEZA
Josué fue un joven que permaneció fiel a Dios, el asumió aquellas palabras que Dios le dijo: Cumple la ley, medítala día y noche, no se aparte de ti…
La fidelidad es precisamente no renunciar a un compromiso asumido, es no dar la espalda, permanecer, esto implica fidelidad, perseverancia.
“Comenzar es de todos, terminar es de santos “José María Escriba de Balaguer
El es fiel (Filipenses 1,4), y ante esta fidelidad es preciso responder con fidelidad, lo cual es determinante, basta leer:
San Mateo 24,13 - 2 Timoteo 2,12 – Hebreos 3,14.
Fidelidad es como dice Hebreos 12,2 mantener la mirada fija en quien sostiene nuestra fe, sin mirar atrás pues como dice San Lucas 9,62….
Josué permaneció fiel, Dios siempre le mostro algo nuevo por conquistar, ver Josué 13,1. Hoy Josué nos dice: SE VALIENTE Y FIRME!!
Esta es la enseñanza de este joven, de este hombre que tuvo el encargo de introducir a Israel a la tierra prometida, Josué fue un CONQUISTADOR que nos enseña que se conquista aquello que se desea, siendo valientes y firmes… AMEN

“SI AL FINAL DE TU VIDA DIOS NO TE PUEDE FELICITAR COMO BRILLANTE VENCEDOR QUE AL MENOS TE PUEDA APLAUDIR POR VALIENTE LUCHADOR.” San Agustin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada